Esta casa adosada de Londres es una clase magistral de decoración con pasteles relajantes.

A veces, un nuevo capítulo en la vida de una propiedad de época sucede orgánicamente, a medida que las necesidades de sus habitantes cambian con el tiempo; en otras ocasiones, una renovada confianza decorativa incita a un cambio de paso definitivo.

En el caso de Amalie y Charles White, esto último es cierto. La pareja, que tiene dos hijos pequeños, decidió cambiar las cosas hace tres años y mudarse de su hogar en Hertfordshire.

Deja un comentario